Dejen de buscar el clásico colombiano, porque en definitiva es el paisa

Dejen de buscar el clásico colombiano, porque en definitiva es el paisa
marzo 30 07:05 2021

Por: Luisa Fernanda Parrado M.

Varias fechas atrás los programas deportivos vienen haciendo encuestas sobre cuál es el clásico nacional, asemejando a los equipos más veces campeones, los de las hinchadas grandes o el mejor marketing.

Un día antes del partido Nacional vs Medellín, el jugador Sebastián Gómez aseguraba que su equipo contaba con “la mitad del país+1” que es hincha del cuadro verdolaga; afirmación que subió fibras entre los sureños y expectativas en la hinchada del ‘Rey de Copas’.

Del otro lado, los rojos, los del ‘Equipo del Pueblo y más años en la ciudad, afiebraban sus gloriosas ganas de triunfo con las motivacionales afirmaciones de los más grandes e influyentes jugadores de su plantilla.

Ambos, verdes y rojos, sufrieron una fatal decepción post clásico. Ningún otro partido dura más de un día en tendencia como cuando se juega el clásico montañero. El Atanasio Girardot se convierte en el lugar más famoso del país durante 90 minutos y todos los focos mediáticos se dirigen a él.

Tal vez si un hincha de Junior llega hasta acá denomine mis afirmaciones de absurdas y convenientes. Quizás no haya estado en todas las plazas futboleras del país, pero hay algo que no falla y son las estadísticas del partido más polémico de la Liga Betplay.

Pero aún así, explotando Twitter y siendo portada de todos los medios, poco o nada hacen los jugadores por el espectáculo que hasta los no hinchas esperan ver. Recuerdo cómo hace unos años los clásicos eran a muerte, no se jugaba la gloria, se jugaba la vida. No era aceptable un resultado igualitario, porque se ganaba o se ganaba. Se desconocía de prudencia con el rival, y aunque el sábado nada de elocuencia hubo, si faltó fútbol que de verdad brindara espectáculo.

Cansados están en la tribuna norte de ver un equipo excesivamente defensivo, que promete pero no hace realidad, no pierde pero tampoco gana por gran diferencia. Nada distinto a la tribuna del frente, donde los sureños reclaman un mediocampo mejor definido, que muestre el fútbol al que acostumbraron mostrar en Nacional, divergente y goleador.

Quisiera no mencionar lo que no es posible y mucho menos aceptable en un encuentro de este status. Ojalá nuestro fútbol se librara de las “colombianas” que nos persiguen en todos los ámbitos. Cuánto diéramos todos por dar prestigio y no risa en la implementación de una tecnología que no ayuda sino que atrofia el ruedo del balón.

Nadie puede ir en contra de las declaraciones de Andrés Cadavid, porque todo tiene que ver con la realidad del campeonato. Las redes, la hinchada, la opinión pública; todo estuvo en torno al clásico paisa, menos sus jugadores. Aquí no es de quién más excite sus hinchadas o saque su mejor contenido audiovisual. Queremos los clásicos influyentes en pases y goles, autoritarios en fútbol y ascendentes en reputación, a la final son los hechos que permiten hacer confirmación de tener “la mitad del país+1” o el verdadero ‘Equipo del Pueblo’.

  Categorías:
ver más artículos

Sobre el autor del artículo

misticadeportiva

Ver Más Artículos